Con el  invierno, llega la esperada temporada de esquí y para que puedas disfrutar de este deporte al máximo, te damos una serie de estiramientos para evitar problemas serios con nuestros músculos. Los estiramientos de después de esquiar son importantes para evitar las temidas lesiones y para que nuestros músculos se recuperen adecuadamente sin problemas.

Una de las zonas a la que debemos prestar mucha atención son los cuádriceps y gemelos ya que son los músculos que más  trabajan en este deporte. Existen numerosos ejercicios que benefician el estiramiento de estas zonas. Algunos de ellos son cruzando las piernas y tratando de tocar la punta del pie con la mano.

Para los cuádriceps, nada mejor que apoyarnos en una pierna, mientras que llevamos el pie de la otra a nuestro glúteo, dejando en tensión los cuádriceps. Es un ejercicio muy común  con resultados muy beneficioso para el músculo.

Por lo que respecta a la espalda, la zona lumbar es la que más se resiente tras esquiar. Un ejercicio que podemos realizar  es sentarnos en la nieve y colocar un bastón en la planta de los pies. El ejercicio trata de, con las piernas estiradas, agarrar el bastón y subir la espalda hasta donde podamos en intervalos de 10 segundos.

Para los brazos, cruzaremos primero uno frente a nuestro torso, mientras con el otro presionamos en el codo hacia nosotros/as. Luego haremos lo mismo con el otro brazo. Realizaremos repeticiones de 3 a 4 segundos cada una para relajar los tríceps.

Por último, el cuello lo estiraremos colocando suavemente nuestra cabeza a un lado y aguantaremos 5 segundos para después cambiar de lado. Es un ejercicio que debemos realizar con cuidado ya que es la zona más delicada e nuestro cuerpo.

Abrir chat
/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */