A muchos de vosotros os gusta tomar una cervecita antes, durante o después de la práctica deportiva y muchas veces se plantea la pregunta del millón, que no es otra que:

CERVEZA Y DEPORTE: ¿LA CERVEZA ES BUENA PARA HIDRATAR?

Efectivamente, la cerveza es un buen medio de hidratación, al fin y al cabo es un líquido como cualquier otro, ya que su composición es básicamente un 98% de agua, es rica en carbohidratos de alto índice glucémico y contiene muchas vitaminas del grupo B.  Además, está comprobado científicamente que su consumo moderado atenúa las respuestas hormonales al estrés.

Las maltodextrinas, carbohidratos de gran interés para la nutrición deportiva y presentes en la cerveza, corrigen la posibilidad de hipoglucemia, porque se metabolizan lentamente liberando unidades de glucosa que pasan progresivamente a la sangre y dan lugar a concentraciones de glucosa en plasma menos elevadas y más extendidas.

Se puede afirmar, a priori, que cerveza y deporte son buenos aliados, ya que básicamente, este líquido contiene muchas propiedades beneficiosas para nosotros.

ENTONCES, ¿CUÁL ES EL PROBLEMA?

El problema principal del consumo de cerveza previo a, o durante la actividad deportiva reside en su índice de alcohol, que, aunque es muy bajo,  puede no ser tan recomendable si lo que queremos es lograr una correcta hidratación.

Si, por ejemplo, el día previo a una prueba te tomas dos o tres cervezas durante la cena, al ir al baño notarás la orina muy clara. Se tiende a pensar que esto es síntoma de buena hidratación, pero ojo, porque no siempre es así y ahora veréis por qué.

Existe una hormona segregada por el hipotálamo llamada vasopresina (llamada hormona antidiurética) cuya misión, entre otras, es reabsorber el agua cuando llega a los riñones para hidratarnos, y cumple un papel fundamental en la regulación homeostática de fluidos, glucosa y sales en sangre. El problema viene porque esta hormona y el alcohol no se llevan nada bien. Cuando el organismo detecta ingesta de alcohol, aunque sea en proporción baja, deja de segregar vasopresina, y por tanto, en ese momento no existe nada en los riñones que reabsorba el agua que hemos ingerido (en este caso, a través de la cerveza). Cuando has tomado algunas cervezas con alcohol y vas al baño, directamente expulsas toda el agua que has ingerido, por eso tu orina es tan clarita.

EN CONCLUSIÓN

Si tomas cerveza con alcohol, no solo te estás deshidratando, sino que además no realizas ninguna recarga glucémica porque no absorbes el agua. Por tanto, si quieres rendir al máximo, cerveza y deporte sí, pero sin alcohol.

(Fuente: www.planificatuspedaladas.com)

Recuerda además que cualquier actividad realizada bajo los efectos del alcohol puede ocasionar accidentes, que pueden perjudicarte tanto a ti como a terceros. No olvides contar con el respaldo de un buen seguro deportivo.